Advertencia
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 444

Banners 728x90

Log in

Con Poncho Herrera llevan al teatro “La Sociedad de los Poetas Muertos”

  • Published in Cultura

El protagonista le da vida al maestro de inglés “John Keating” y desde su primera clase despierta las conciencias de los muchachos con una sola palabra: Carpe Diem

Por Mariana Escobedo

Llevar al teatro mexicano una película de culto que no sólo ganó un Óscar en 1989 sino que representa la genuina fuerza de la poesía y la juventud es un doble reto. Y lo es porque hay una crisis en nuestro país que se refleja en los bolsillos de la población sumado al momento histórico que vivimos con el surgimiento de las redes sociales. Así que es totalmente loable atreverse a reunir el talento y montar con éxito “La Sociedad de los Poetas Muertos” tal como lo hizo Francisco Franco al dirigir a Alfonso Herrera y 18 actores en escena.

Si bien el guión del premiado Tom Schulman, con la inolvidable actuación de Robin Williams, exhibió en la pantalla grande la dura realidad de millones de adolescentes sometidos a patrones autoritarios del sistema educativo y de su propia familia, en los hechos la situación no ha cambiado mucho. Hoy, en pleno siglo XXI, cualquier alumno del planeta podría sentirse identificado con alguno de los personajes.

La obra aborda la historia de un grupo de estudiantes de preparatoria tras los muros de la “Academia Welton”, una institución con estrictas normas apegadas a la ilusoria “excelencia educativa”, casi militar. “Tradición”, “Honor”, “Disciplina” y “Excelencia” son para los jóvenes palabras huecas pronunciadas diariamente por el “Señor Nolan”, el director del colegio, interpretado con coraje por Luis Couturier.

De manera cotidiana los rígidos métodos de enseñanza atropellan la rebeldía natural de los adolescentes hasta que un día la vida en el campus cambia por completo con la llegada del nuevo profesor de inglés. Alfonso “Poncho” Herrera, el protagonista que le da vida a “John Keating”, desde su primera clase despierta las conciencias de los muchachos con una sola palabra: Carpe Diem, en latín significa “aprovecha el día”. 

Incluso pide a sus pupilos salir del salón de clases para escuchar en el pasillo las "voces" de todos aquellos estudiantes de viejas generaciones cuyas fotografías aún permanecen colgadas en las paredes.

“Ellos no entendieron el concepto del Carpe Diem y desde el más allá, piden a los nuevos estudiantes que no pierdan lo que no podrán volver a recuperar: el tiempo.”

En la primera lección los motiva a imaginar un mundo distinto en el que pueden hacer realidad sus más hermosos sueños y sugiere que le llamen “¡Oh Capitán!¡Mi capitán!” tal como el poeta Walt Whitman evocaba al asesinado presidente Abraham Lincoln. Lo cierto es que el recién llegado no los minimiza, no los reprime, no los obliga a memorizar los libros, ni deja trabajos escolares agotadores, simplemente los provoca a confiar en sí mismos, a ser auténticos, a escribir un verso. 

“En mi clase aprenderán a pensar por ustedes mismos. Aprenderán a saborear la palabra y el lenguaje, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo.”

Al paso de los días, los alumnos comienzan a amar las letras a tal grado que se mofan de los 4 pilares de la rancia metodología del "Señor Nolan". 

“Tradición, Honor, Disciplina y Excelencia” quedan al desnudo como burdos conceptos fácilmente sustituidos por “Travesura, Horror, Deshonor y Excremento”.

Neil Perry (Sebastián Aguirre), Todd Anderson (Alejandro Puente), Knox Overstreet (Germán Bracco y Gonzalo Vega Jr. alternan funciones), Steven Meeks (Alejandro de Hoyos), Charlie Dalton (Mauro Sánchez Navarro) y Peter Cameron (Paco Rueda) aprenden la belleza del lenguaje a través de los libros.

“Les tengo un secreto. No leemos y escribimos poesía porque es tierna. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana, y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, los negocios y la ingeniería son carreras nobles y necesarias para la vida, pero la poesía, la belleza, el romance, el amor son cosas por las cuales vivimos,” les suelta.

Excitados por todo lo aprendido Neil, Charlie y sus amigos investigan en el anuario escolar el pasado del profe y descubren que fundó “La Sociedad de los Poetas Muertos”. Intrigados, al día siguiente le preguntan a qué se dedicaba ese club y éste responde que no era otra cosa más que  grandes amigos que por las noches abandonaba los dormitorios rumbo a una cueva para leer a poetas como Whitman y Henry David Thoreau.

“Me interné en los bosques porque quería vivir intensamente; quería sacarle el jugo a la vida. Desterrar todo lo que no fuese vida, para así, no descubrir en el instante de mi muerte que no había vivido.”

“Carpe Diem” era la lección más importante. Motivados por la magia que desata la literatura recrean una nueva versión de dicha sociedad y comienzan a reunirse a escondidas en el mismo lugar. Ante esto, el “Señor Nolan” recrimina al profesor por no usar los métodos ortodoxos. “Los jóvenes no son capaces de pensar por sí mismos, a esa edad son fácilmente impresionables,” le comenta.

—¿La educación no era para pensar por uno mismo? inquiere Keating.
—¿A la edad de estos chicos? ¡Jamás! Tradición, John. Disciplina, prepáralos para la Universidad y lo demás se soluciona solo.

No obstante, el “Señor Keating” sabe que el cinismo del director es nefasto. En el fondo tiene la certeza de que cada uno de sus estudiantes siente amor por la vida, por la palabra y por la poesía. Así continúa con las clases, mientras los chicos permanecen en las reuniones nocturnas, en una de ellas Neil confiesa su gran pasión por el teatro. La semilla había echado raíces.

Neil, el mejor estudiante de la Academia, decidió enfrentar otra autoridad, la más fuerte: su padre quien le exigía estudiar medicina.

Presionado entre volar hacia su libertad o seguir obediente a un destino que sencillamente no era suyo, el joven busca consejo con Keating quien lo alienta a conversar con su padre y subir al escenario, sin embargo Neil guarda silencio hasta el día del gran estreno. 

En plena función su papá entra al teatro como un huracán. En medio de gritos lo saca del recinto bajo la advertencia de enlistarlo en las filas del ejército. Tras escuchar esa terrible sentencia el estudiante escoge una salida que impactará para siempre a todos aquellos que lo rodean. El escándalo por el grave suceso repercute en el prestigio del internado, para "salvar" la institución el director acusa de manera injusta al profesor de lo ocurrido.

El desenlace es profundamente conmovedor porque revela la rabia ante un sistema opresor y reafirma valores como la lealtad, la amistad, la solidaridad, la autonomía y la búsqueda de justicia.

Como se recordará, “La Sociedad de los Poetas Muertos” ganó una estatuilla en la categoría de Mejor Guión Original en 1989. Más tarde, en 1991 la editora Nancy H. Kleinbaum escribió una novela basada en el guión para la película. Ahora en México es producida por Ocesa, Tina Galindo, Morris Gilbert y Claudio Carrera.

La adaptación la dejaron en manos de María Reneé Prudencio, la escenografía a cargo de Adrián Martínez, la iluminación y el vestuario son responsabilidad de Xóchitl González y Edyta Rzewuska, mientras que la coreografía la hizo Mauricio Rico.

La música original es de Rodrigo Dávila, la creación vocal cuenta con el talento del cantante y compositor Juan Pablo Villa, el diseño sonoro es de Miguel Jiménez y el Productor Ejecutivo es Pepe Valdés.

Sin duda, se trata de una gran puesta en escena que todo padre de familia y autoridad escolar debe ver no solo por las tremendas actuaciones y la producción, sino para no olvidar jamás el sentido de la noble y permanente tarea que nos hace ser mejores seres humanos.

Enseñar y aprender lo verdaderamente importante, saber aprovechar el día. Carpe Diem, señoras y señores, Carpe Diem. Aplausos.

Mariana Escobedo es periodista en medios nacionales e internacionales, en twitter la encuentras como @La_MarianaE

Last modified onViernes, 20 Abril 2018 03:35

15°C

Mexico DF

Mostly Clear

Humidity: 73%

Wind: 11.27 km/h

  • 24 May 2018 30°C 12°C
  • 25 May 2018 28°C 13°C

Banners 468x60